España

Un paseo por las estrellas

¿Hay algo más romántico que contemplar las estrellas a los pies del Teide? Siempre que las nubes lo permitan, el pico más alto de España -con una altura de 3.718 metros sobre el nivel del mar-, es el mejor escenario para observar el cielo. Este volcán inactivo situado en el parque natural del Teide, en la isla de Tenerife, es el escenario perfecto, alejado de la urbe y por tanto de la contaminación lumínica, para el descubrimiento de constelaciones y planetas, de satélites y estrellas, siempre diminutas y misteriosas. Una aventura 100% galáctica, de la que podrás disfrutar junto a tu pareja.

Para los amantes del cielo la visita al Observatorio del Teide se hace obligatoria. Situado en la zona de Izaña, a 2.390 metros de altitud, desde este punto es posible observar al sol en directo. Este centro científico junto al Observatorio del Roque de los Muchachos en la isla de La Palma, aúnan el Observatorio Norte Europeo, perteneciente al Instituto de Astrofísica de Canarias. Un telescopio de gran cobertura y monitores especializados os permitirán descubrir todo lo que sucede en el cielo. Este lugar único para el estudio de las estrellas se ubica entre los bellos municipios de La Orotava, Fasnia y Güímar.

El hotel Bahía Príncipe Tenerife organiza excursiones al Parque Nacional del Teide –declarado por la UNESCO Patrimonio de la Humanidad en 2007-. En este escenario, también, es posible disfrutar de un atardecer mágico, rodeados de un paisaje lunar, y una biodiversidad única. Un ejemplo lo constituyen los tajinastes rojos –planta herbácea que puede alcanzar los 3 metros de altura, con flores de color rojo coral y endémica de la isla de Tenerife- o el lagarto tizón. Como fondo, parte del archipiélago canario.

Si vuestro objetivo es esperar hasta que salgan las estrellas no os olvides de llevar calzado cómodo y un buen abrigo, pues la temperatura desciende durante la noche. Imprescindible resultará una manta que poder extender en el suelo para observar el cielo en la intimidad de la noche.

En el jardín de estrellas que hay plantado en el cielo, cada estrella tiene un nombre, con ellas se guiaron los barcos en el mar y las caravanas de camellos en el desierto. Gracias a ellas los antiguos aprendieron a contemplar los cambios de estación y a observar la temporalidad de las cosechas. Hay quienes creen que las estrellas guían nuestro camino y hasta que se pueden contar. Y vosotros… ¿nunca habéis contado estrellas?

Foto| TeideMike

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar este formulario, debe leer la información básica sobre protección de datos que se encuentra aquí.