España

Gara y Jonay

Isla de La Gomera desde Tenerife

Cuenta una leyenda guanche que de los siete Chorros de Epina, en el municipio gomero de Vallehermoso, manaba un agua prodigiosa, capaz de desvelar los secretos del destino. Sólo había que mirarse en el agua y si ésta se mantenía clara y tranquila; la felicidad estaba de nuestro lado. Por el contrario, si el agua se enturbiaba la desgracia se aproximaba. Cada año, con la fiesta del Beñesmén, que simbolizaba el comienzo del nuevo ciclo, las muchachas casaderas se acercaban a los chorros mágicos para conocer su destino. Un año le tocó el turno a Gara, la bella princesa de Agulo. La joven se acercó nerviosa hacia la fuente y el agua, en principio transparente, se fue oscureciendo y comenzó a moverse como sacudida por el viento.

La noche anterior a esta celebración, muchos guanches habían llegado a La Gomera desde las distintas islas del archipiélago. Entre ellos, estaba el Mencey de Adeje, en Tenerife, acompañado de su hijo Jonay. El destino caprichoso quiso que entre ambos jóvenes surgiese el amor. Sin embargo, el momento en el que Gara y Jonay decidieron anunciar su compromiso, el Teide comenzó a escupir fuego. Las familias, muy asustadas, interpretaron el futuro enlace como un mal augurio. De hecho, cuando los jóvenes se separaron el volcán volvió a la calma.

Pero Jonay no se resignó a perder a su amada tan fácilmente. Atándose pieles de cabra llenas de aire, a modo de flotadores, se lanzó al mar en medio de la noche. Para el amanecer del día siguiente ya había llegado a la costa de La Gomera. Los jóvenes felices por reencontrarse, pero sin saber que hacer, subieron a lo más alto del monte del Cedro, para así buscar un lugar donde esconderse. Sus familiares pronto los encontraron y Jonay desesperado tomó una rama afilada. Los jóvenes apoyaron los extremos de dicha vara a la altura de su corazón y se dieron el abrazo que los unió para siempre.

En la actualidad este lugar forma parte del Parque Nacional de Garajonay, nombre que recuerda a aquellos jóvenes que prefirieron morir juntos antes que vivir separados. Revive esta historia de amor, disfrutando de los placeres que ofrece el hotel Bahia Principe San Felipe. Situado en la costa oeste de la isla a tinerfeña, los días despejados podréis divisar en la distancia la vecina isla de la Gomera y recordar ese amor de leyenda.

Dejar una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Antes de enviar este formulario, debe leer la información básica sobre protección de datos que se encuentra aquí.