Curiosidades,  Mundo Bahia Principe

En el avión: el equipaje de mano

Una de las cosas que más preocupa a los papás cuando se van de vacaciones es el equipaje. Está claro que tener un bebé significa incrementar significativamente el número de bultos que nos tendremos que llevar. Iremos viendo en futuras entradas del blog consejos sobre el equipaje que facturamos, pero hoy queremos centrarnos en el equipaje de mano para los viajes de avión.

Es práctico hacerse una lista antes de empezar, para no dejarnos nada:

Alimentación. Si el bebé todavía toma el pecho, no tenemos que preocuparnos demasiado, pero si el bebé toma biberón o ha empezado a introducir papillas o sólidos en su alimentación entonces tendremos que llevar comida suficiente para darle a nuestro pequeño en el aeropuerto, durante el vuelo y al llegar a destino. Los termos de agua y sólidos son ideales para mantener su comida caliente durante muchas horas, con lo que no deberían faltar en nuestra bolsa, además de baberos, biberones, cucharas y todo lo que utilice para comer.

Higiene. En nuestra bolsa cambiadora habitual debemos llevar pañales suficientes para cambiarle durante las esperas en el aeropuerto, durante el vuelo y al llegar a destino (siempre siendo flexibles y contando con que puede haber retrasos y teniendo en cuenta las esperas para pasar Inmigración y para recoger el equipaje, entre otras), además de  artículos habituales como toallitas o cremita.

Salud. En nuestra bolsa no debería faltar un termómetro y un antitérmico, así como cualquier otro medicamento que usemos habitualmente cuando el pequeño se pone un poco malito. El  ambiente en los aviones es muy seco, por lo que es buena idea llevar también crema hidratante, especialmente para su carita, y suero fisiológico para limpiarle la nariz y los ojos.

Comodidad. Si el vuelo es largo, es indispensable ponerle un pijama o un chándal, algo cómodo. Además, es buena idea que sea una vestimenta a base de capas, de manera que pueda abrigarse más o menos según los cambios de temperatura del avión. Es indispensable también llevar un par de mudas y algún pijama largo, para poder cambiarle de ropita si fuera necesario.

Agua. Si el pequeño todavía toma el pecho no será necesario, pero para el resto es imprescindible llevar un biberón, vasito o botellita de agua para mantener a nuestro pequeño hidratado.

Juguetes. Lleva siempre contigo un par de juguetes para mantener al pequeño distraído durante el vuelo.

Sí, son muchas cosas, pero todas ellas necesarias. La Normativa de Seguridad de la Unión Europea en Aeropuertos establece que: “usted puede llevar en su equipaje de mano medicinas y alimentos dietéticos, incluyendo comidas de bebés, necesarias para su utilización durante el viaje. Se le puede solicitar que presente prueba de que son necesarias”.  Este último punto es el que preocupa a algunos papás, pero lo cierto es que ¿cómo pruebas que tres potitos son necesarios y no sólo un “por si acaso”?  La realidad es que en los controles de seguridad son muy flexibles con los equipajes de mano de bebés, hasta en países más estrictos como Estados Unidos. Es de sentido común: tenemos unas necesidades que en muchos casos no se pueden ni planificar ni probar.

Foto de Mundo Resink en Flickr

Share this... | Quiero compartir
Share on Facebook
Facebook
Tweet about this on Twitter
Twitter
Share on LinkedIn
Linkedin
Pin on Pinterest
Pinterest

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *